Confiar o no confiar en Google

Yo diría que no. Ya le damos demasiado poder a una sola compañía y ¿ahora se supone que debemos confiar en su “antivirus”? Digo “antivirus” pues aunque no lo llame así la compañía, lo llama demonio (daemon) de Verificación continua de aplicaciones, viene a ser básicamente eso o ¿cómo le llamas tu a un escaner de malware?

La noticia salió ayer. Google va a sacar pronto una actualización, según tengo entendido para todos sus sistemas, empezando por Android 2.3, que proveerá esta opción. La buena nueva es que se podrá desactivar.

Google es una empresa de marketing y de recopilación de información, no de seguridad informática. ¿O es que llamarías al quiosquero para que te instalara las camaras de seguridad? Dejemos eso para los expertos.

“No es reducir el riesgo de que ocurra algo, sino una vez que ocurra, reducir los daños.”

 

 

 

>

Aplicaciones Android para el paranoico y el no tan paranoico

Logo AndroidSupongamos que empezamos con la rom de stock de Android o AOSP, cualquiera de las roms que hay por ahí. En caso de que sea la rom del fabricante del móvil, necesitaremos que este rooteado (creo que aosp viene rooteado por defecto).

Lo ideal sería instalar primero el antivirus y que este vaya escaneando las demás aplicaciones que instalamos, pero salvo que tengamos el *.apk, necesitaremos instalar una tienda de aplicaciones. Podemos elegir entre varios, entre el obvio Google Play Store, Yandex Store, Amazon App Store y F-Droid.
Sigue leyendo

Silent Circle, negocio con la seguridad

  • Sistema operativo controlado por una empresa autoritaria: ……… check
  • Empresa basada en EE.UU.: …………………………………………………. check
  • Leyes permisivas al espionaje: …………………………………………….. check (en EE.UU.)

Así es normal que empresas como Silent Circle hagan negocio sustituyendo todas las aplicaciones google con las suyas propias, con encriptación de punto a punto. Son 10 pavos al mes y obviamente las dos personas que se estén comunicando tienen que tener las aplicaciones instaladas.

Me recuerda a un chiste de una aplicación a lo Prestashop hecha en Java, que necesita de un servidor especial, y que cuesta unos 1000 €.